Segunda Sección: Estudios e Investigaciones

 

DOI: http://dx.doi.org/10.11600/1692715x.1512130102015

 

Vocación ocupacional y género en estudiantes universitarios de Ciencias de la Salud*

 

Ocupational vocation and gender in health sciences students

 

Vocação ocupacional e gênero em estudantes do ensino superior de ciências da saúde

 

 

María del Carmen Rodríguez-Martínez1, Enrique Sánchez-Rivas2, María Teresa Labajos-Manzanares3

 

1 Profesora Universidad de Málaga, España. Profesora Ayudante Doctora. Departamento de Fisioterapia. Facultad de Ciencias de la Salud. Universidad de Málaga. Doctora en Ciencias de la Salud. Correo electrónico: marrodmar@uma.es

2 Profesor.Universidad de Málaga, España. Profesor Asociado. Departamento de Teoría e Historia de la Educación. Facultad de Ciencias de la Educación.Universidad de Málaga. Doctor en Pedagogía. Correo electrónico: enriquesr@uma.es

3 Catedrática Universidad de Málaga, España. Catedrática de Universidad. Departamento de Fisioterapia. Facultad de Ciencias de la Salud. Universidad de Málaga. Doctora en Medicina y Cirugía. Correo electrónico: mtlabajos@uma.es

 

 

 

Artículo recibido en octubre 30 de 2015; artículo aceptado en enero 21 de 2016 (Eds.)

 


Resumen (analítico):

El proceso de elección vocacional está conformado por varios elementos, tales como rasgos de personalidad, intereses vocacionales, aptitudes y habilidades. El objetivo de este estudio es conocer la relación entre la vocación y el género en una muestra española de 156 estudiantes de primer curso de las titulaciones de Ciencias de la Salud de Enfermería, Fisioterapia, Podología y Terapia Ocupacional de la Universidad de Málaga. La metodología es cuantitativa y el alcance de esta investigación es descriptivo. El instrumento utilizado fue el cuestionario The Oregon Vocational Interest Scales (Orvis). Los resultados indicaron que hay diferencias significativas en algunas dimensiones tras realizar la prueba T-Student: Liderazgo (F=6.532; p=0.012), Organización (F=3.818; p=0.05) y Aventura (F=4.211; p=0.029). No obstante, discutimos la necesidad de realizar estudios que contemplen otras variables que puedan influir.

Palabras clave: Intereses vocacionales, estudios de género, estudiantes universitarios (Tesauro Educación Unesco-OIE).

 


Abstract (analytical):

The process of choosing a vocation consists of several elements, such as personality traits, vocational interests, aptitudes and abilities. The aim of this study is to examine the association between vocation and gender in a sample of 156 first-year Health Sciences students in Spain studying Nursing, Physiotherapy, Podiatry and Occupational Therapy degrees at the University of Malaga. The methodology used in the study is quantitative and the scope of this research is descriptive. The instrument used by the researchers was the Oregon Vocational Interest Scales (ORVIS) questionnaire. The results indicated that significant differences were found in certain dimensions after performing the T-Student test: Leadership (F=6.532; p=0.012), Organization (F=3.818; p=0.05) and Adventure (F=4.211; p=0.029). However, the authors conclude that it is necessary to study the influence of other variables.

Key words: Vocational interests, gender studies, college students (Education Thesaurus Unesco- OIE).

 


Resumo (analítico):

O processo de escolha profissional é composto por vários elementos, tais como traços de personalidade, interesses profissionais, aptidões e habilidades.Este estudo pretende analisar a associação entre o gênero e a vocação numa amostra espanhola de 156 estudantes de Ciências da Saúde do primeiro ano de Enfermagem, Fisioterapia, Podologia e Terapia Ocupacional da Universidade de Málaga .O instrumento utilizado foi o questionário Oregon Vocational Interest Scales (ORVIS). Os resultados mostram que existem diferenças no gênero em algumas dimensões após realizado o teste de T-Student: Liderança (F=6.532; p=0.012), Organização (F=3.818; p=0.05) e Aventura (F=4.211; p=0.029). Não obstante, discutimos a necessidade de realizar estudos que contemplem outras variáveis de influencia.

Palavras-chave: Interesses vocacionais, estudos de gênero, estudantes de ensino superior (Thesaurus em Educação Unesco-OIE).

 


 

1. Introducción

 

El proceso de elección vocacional está conformado por varios elementos, tales como rasgos de personalidad, intereses vocacionales, aptitudes y habilidades. Muchos autores hablan de intereses y preferencias sin hacer grandes distinciones entre ambos conceptos. De hecho están estrechamente unidos, ya que los intereses vocacionales representan un ámbito importante de las diferencias individuales, que se superponen parcialmente con las habilidades o características de la personalidad (Ackerman & Heggestad, 1997).

Las preferencias se entienden como lo que la persona quiere ser en su vida profesional o adulta (Rivas, 1988), constituyendo el grado de atracción de la persona por las distintas profesiones, siendo dichas preferencias el mejor indicador del desarrollo vocacional (Rivas & Rocabert, 1998).

Las preferencias proyectan características de la personalidad y una fuente motivacional (Rivas, 2003, Rubio, 2006). Este componente motivacional refleja el proceso de una reflexión del sujeto que precede toda elección, su jerarquía de prioridades y, consecuentemente, sirven de guía de la conducta vocacional (Hernández, 2004, Savickas, 1995).

Fernández, Peña, Viñuela y Torio (2007) consideran las preferencias un aspecto muy importante en los procesos de orientación escolar y de toma de decisiones académica y profesional.

Respecto a la aparición de las preferencias vocacionales, hay que señalar que se perciben en torno a los 10-12 años y se toman como el único elemento de juicio global: quiero ser esto o lo otro…. porque me gusta, (Rivas, 1995, Santana, 2003). Luego se incorporan experiencias significativas, introduciéndose otros elementos que se relacionarán con los intereses dominantes, habilidades o capacidades, el rendimiento escolar (sobre todo en determinadas materias: ciencias, letras, tecnología…) y la adecuada integración de los múltiples aspectos individuales y socioculturales, convirtiéndose en el mejor indicador de la madurez vocacional de la persona (Rivas, 1995, 2003). Como consecuencia, en el desarrollo vocacional se produce una serie de cambios, siendo la conducta vocacional efecto de la maduración psicológica, aprendizajes y vivencias significativas que el medio aporta (Rivas, 2003). Esto implica medición y evaluación para saber si las preferencias de los sujetos en un momento determinado, se concentran o dispersan en áreas y grupos vocacionales (Reina, 1999), siendo necesario estudiar las variables que pueden afectar a los intereses vocacionales tal y como señalan Elejabeitia y López (2003).

Para estos autores, la elección vocacional, de oficio o carrera profesional es el resultado de un conjunto de factores y de condicionantes sociales, en los que concurren una serie de esfuerzos, expectativas e intereses personales, que se han desarrollado en el tiempo y en los lugares donde transcurre la vida de quienes toman dicha decisión. Para León y Mora (2010), la vocación "es el resultado final de un proceso en el que el sujeto ha encontrado un objeto-actividad que se demuestra por la experiencia como satisfactorio, formándose en ese encuentro el deseo de la realización de la actividad"

Los perfiles estudiantiles son una modalidad de investigación muy recurrente en los últimos años, al intentar delinear las características principales de un grupo. Dichos perfiles se construyen para conocer a la población con la que se trabaja e intentar conocer los perfiles de los estudiantes universitarios (Ducoing, 2005).

Estudios recientes como el de Giraldo- Gil (2014) reflejan cómo desde la infancia los niños y las niñas han estado segregados para realizar actividades académicas o para competir deportivamente. Esta segregación que se vive en la escuela influye en las historias y experiencias, de forma que los niños y las niñas aprenden naturalmente a ver el mundo dividido y clasificado por género/sexo. De ahí que sea muy común atribuir ciertas cualidades al sexo masculino o al femenino. Tales atribuciones se trasladan a la elección vocacional, siendo habitual ver carreras donde el género femenino predomina y viceversa. Por tanto, como señala Zarza (2009), hay que entender cómo las concepciones de género implican determinadas prácticas y actitudes entre los jóvenes universitarios y las jóvenes universitarias, ya que las construcciones sociales de poder entre géneros se han forjado, difundido y mantenido, en gran medida, gracias a la producción e imposición de identidades genéricas que se promueven a través de diversos medios y que se arraigan en el mundo de lo simbólico (Zarza, 2009).

Esto es debido a que los estudiantes y las estudiantes consumen, asimilan y reinterpretan una serie de signos de un mercado global que proceden de diversos medios masivos de comunicación y que sirven para distinguirse y excluir a otros (Zarza, 2009). En relación con lo expuesto anteriormente, cabe mencionarse la Teoría Social Cognitiva (SCCT), que explica algunos aspectos sobre la elección vocacional, que se construye con la asunción de los factores cognitivos entre otros. Dichos factores, juegan un importante papel en el desarrollo de carrera y la toma de decisión. El modelo de Lent, Brown y Hackett (1994) se inspira en la obra de Bandura (1987) y está compuesto por tres elementos: creencias de autoeficacia, expectativas de resultado y metas. El modelo incorpora a su vez otras variables personales (tales como aptitudes, género y etnia), así como variables contextuales, intentando explicitar la forma en la que los diferentes elementos se interrelacionan y afectan a los intereses vocacionales, la elección de carrera y el posterior rendimiento.

Ruble, Martin y Berenbaum (2006), exponen que las teorías sociales ponen de relieve en el perfil vocacional la influencia de la socialización de sexo y los roles de género. En esta línea destaca Lippa (2010) en su investigación basada en el género y el componente cultural; y el estudio de Hell y Passer (2011), que muestra las diferencias entre el sexo masculino y el femenino, atendiendo a cuestiones biológicas como las hormonas.

Urbina-Cárdenas y ávila-Aponte (2013), indican que a la hora de estudiar una carrera, los estudiantes universitarios, independientemente del género, tienen tres razones: la primera es el gusto por aprender, la segunda es la vocación y la tercera el deseo por aprender la carrera que siempre quisieron estudiar.

Llegado a este punto, cabe señalarse que el objetivo de este estudio ha sido conocer si existe relación entre la vocación ocupacional y el género de los estudiantes de primer curso de la Facultad de Ciencias de la Salud, que cursa las titulaciones de Enfermería, Fisioterapia, Podología y Terapia Ocupacional. Por este motivo, se realizó una adaptación al español del cuestionario Oregon Vocational Interest Scales (Orvis). En este estudio, se ha considerado dicho cuestionario como instrumento de referencia porque cumple con nuestro objeto de estudio, ya que este cuestionario recoge en ocho dimensiones los intereses vocacionales. Se trata de un cuestionario breve, previamente validado al español y completado por una muestra de estudiantes universitarios españoles.

 

2. Metodología

Muestra

La muestra estuvo compuesta por estudiantes universitarios que cursaron primero de Grado en la Facultad de Ciencias de la Salud de la Universidad de Málaga. Por tanto, dentro de los criterios de inclusión se incluyó el pertenecer a la Universidad de Málaga y estar matriculado en primero de Grado durante el curso académico 2015/2016 en cualquiera de las cuatro titulaciones de Ciencias de la Salud: Enfermería, Fisioterapia, Podología y Terapia Ocupacional. En cuanto a los criterios de exclusión, no formó parte de este estudio aquel alumnado no matriculado en primero y aquellos alumnos repetidores de curso, es decir que se hubieran matriculado en primer curso antes del curso escolar 2015/2016. La población estuvo compuesta por un total de 300 sujetos, de los cuales participaron 156, siendo 78 mujeres (50%) y 78 varones (50%). La muestra fue seleccionada al azar y se estableció que los dos grupos que componen la muestra fueran lo más homogéneos posible en cuanto al mismo número de participantes. Si bien, cabe destacarse que en la Facultad de Ciencias de la Salud, el número de mujeres matriculadas en primer curso duplica casi al número de hombres matriculados.

Instrumentos

Se aplicó el cuestionario The Oregon Vocational Interest Scales (Orvis) a los estudiantes universitarios. Este cuestionario consta de ocho dimensiones: Liderazgo, Organización, Altruismo, Creatividad, Análisis, Producción, Aventura y Erudición, las cuales se han adaptado mediante un estudio cross-cultural del modelo inglés original del cuestionario Orvis de Pozzebon, Visser, Ashton, Lee & Goldberg (2010), conservando el mismo formato de respuesta.

Procedimiento

El procedimiento de obtención y registro de datos en esta investigación ha sido el cuestionario on-line, a través de la plataforma virtual de cuestionarios online Lime Survey (Schmitz, 2010) para pasar la parte del cuestionario Orvis. Antes de llevarse a cabo el estudio, los responsables de esta investigación explicaron al alumnado de forma presencial en qué consistía el cuestionario, las partes que lo constituían y la forma de puntuación de cada ítem, la cual se basa en una escala likert del 1 al 5, siendo los valores de respuesta los siguientes:

Se informó de la importancia de responder sinceramente a las distintas cuestiones planteadas en la propia encuesta online. Asimismo, se hizo hincapié en el alumnado de la importancia del estudio, los objetivos que se pretendían alcanzar y se indicó que la participación era voluntaria, garantizándose en todo momento el anonimato y la confidencialidad de los datos. Todos los participantes firmaron un consentimiento informado, con las condiciones en las que pruebas se llevarían a cabo. Posteriormente, se envío la encuesta a los participantes a través de un correo electrónico personalizado. Una vez completada la encuesta online, se analizó la relación entre vocación y género.

Análisis de Datos

Se ha realizado estadística descriptiva para conocer las características de la muestra en cuanto a media y desviación típica se refiere. Se ha usado la prueba T Student para ver la relación entre el género y las ocho dimensiones de intereses vocacionales (Altruismo, Liderazgo, Erudición, Análisis, Aventura, Creatividad, Organización y Producción). El nivel de significación se ha fijado en alfa = 0.05. Los análisis estadísticos se realizaron utilizando la versión de Windows 17.1 del programa SPSS (Norusis, 2008). Se obtuvieron estadísticas descriptivas mediante la medición de las tendencias centrales y la tasa de dispersión de las variables estudiadas. Para encontrar relaciones entre las variables, se utilizó la correlación lineal de Pearson con Intervalo de Confianza (I.C) del 95%.

 

3. Resultados

La distribución de la muestra y la estadística descriptiva para cada variable de intereses vocacionales por cada grupo (género femenino y género masculino) aparecen en la tabla 1, donde se calculan una serie de medidas de tendencia central, para ver en qué medida los datos se agrupan o dispersan en torno a un valor central. Con respecto a la edad cabe señalar, que la media de edad es de 20 años tanto para el género femenino como para el masculino, pese a que el número de participantes que componen cada grupo es diferente. Por tanto, la edad no se considerará en los subsiguientes análisis. Con respecto a las dimensiones, se observa que la dimensión erudición obtuvo una puntuación similar en ambos géneros, sin haber diferencias significativas.

 

En la tabla 2 se muestra la correlación lineal de Pearson entre las ocho dimensiones de intereses vocacionales. La correlación entre dos variables refleja el grado en que las puntuaciones están asociadas, observándose r > 0. 281 en todos los casos, siendo p < 0.01, no dándose ningún valor significativo negativo. Destaca en esta tabla valores próximos entre las escalas Liderazgo con Análisis (r=0.562) y Liderazgo con Aventura (r=0.567), lo cual sugiere que las personas que tienden a preferir profesiones en las que se necesita liderazgo, también se caracterizan por tener un interés hacia los perfiles analítico y aventurero.

 

 

En la dimensión de Altruismo con Liderazgo (r=0.417), Altruismo con Organización (r=0.421) y Altruismo con Aventura (r=0.413), las puntuaciones cercanas indican que las personas que se tienden a escoger ocupaciones en las que predomina el altruismo, también presentan características relacionadas con el liderazgo, la organización y la aventura.

Respecto a la dimensión de Análisis con Liderazgo (r=0.562) y Análisis con Erudición (r=0.559), las puntuaciones sugieren que las personas con tendencia hacia profesiones en las que el perfil es analítico, también presentan habilidades para el liderazgo y la erudición.

En el caso de la dimensión Producción con Organización (r=0.599) y Producción con Análisis (r=0.600), la similitud de puntuación indica que las personas con un perfil profesional orientado a la producción, suelen tener predisposición a la Organización y al Análisis.

Finalmente, en la correlación de la dimensión Aventura con Liderazgo (r=0.567) y Aventura con Análisis (r=0.565), se puede observar que las personas con un interés hacia las ocupaciones que componen la dimensión Aventura, tienen afinidad hacia el Liderazgo y el Análisis. Asimismo, en las correlaciones de la dimensión Aventura con Creatividad (r=0.573) y Aventura con Erudición (r=0.577), se aprecia también que determinadas ocupaciones englobadas en la dimensión Aventura, requieren también Creatividad y Erudición.

El hecho de que todas las dimensiones presenten valores significativos entre sí nos indica que debemos analizar la asociación entre estas variables con otras con el fin de conocer si hay asociación o no. Es por este motivo que en el siguiente análisis se tuvo en cuenta la variable género para conocer las diferencias con respecto a la vocación.

En la tabla 3, se muestran los resultados obtenidos tras aplicar la prueba T-Student. En las dimensiones de intereses vocacionales se observaron diferencias significativas en cuanto a género en algunas dimensiones: Liderazgo (F=6.532; p=0.012), Organización (F=3.818; p=0.05) y Aventura (F=4.211; p=0.029). En el resto de dimensiones no hubo diferencias significativas: Creatividad (F=0.521; p=0.472), Análisis (F=0.061, p=0.805), Producción (F=2.029, p=0.156) y Erudición (F=1.631; p=0.204). En las dimensiones de Liderazgo, Organización y Aventura los hombres destacan frente a las mujeres según nos muestra la prueba de Levene para la igualdad de varianzas. Por el contrario, en la dimensión de Altruismo, el género femenino destaca con respecto al masculino, según la estadística descriptiva realizada en la tabla 1 pero la diferencia no es significativa (F=0.350; p= 0.55).

 

 

4. Discusión y conclusión

En el caso de las disciplinas sanitarias, cabe destacar que la mayor parte de los estudios hacen referencia a una muestra de mujeres mayor a la de los hombres. Ma (2009), añade que en las carreras sanitarias, la presencia del género femenino duplica al masculino, debido a los valores intrínsecos que se inculcan asociados al género femenino, relacionados con ayudar a los demás. Esto puede deberse a la creación de conocimientos en el área de la salud y a la participación activa por parte de la mujer en la solución de distintos problemas desde tiempos bastante remotos, como comadronas, curanderas y cuidadoras de enfermos donde el género femenino tuvo una implicación notable en diferentes culturas (Moreno, Guevara, Cabrera, García & Rivera, 2011).

Tal como señala Bandura (1987), las elecciones vocacionales que los estudiantes realizan son elementos determinantes en el desarrollo académico y profesional futuro. A lo largo de los años numerosos psicólogos han investigado sobre los fenómenos relacionados con la elección vocacional, comprobándose que existen diversas variables que influyen, entre ellas el género. De hecho, como señalan Hidalgo, Torres y Reategui (2014), existen diferencias significativas por género en la elección vocacional de la carrera de Enfermería, siendo los valores más altos en las mujeres que los hombres a la hora de elegir esta carrera. En el caso de la Universidad de Málaga sucede igual en relación al género de forma general.

En relación con lo anterior, los estereotipos pueden marcar también los procesos de autoevaluación de las capacidades. Asimismo, históricamente, la actividad científica ha sido considerada masculina, siendo esto menos favorable para el género femenino (Izquierdo, León, Akhrif, Duarte & Martí, 2008). Por su parte, el estudio de Rojas (2009), señala que los estudiantes de Medicina, Enfermería y en general disciplinas de Ciencias de la Salud, sin distinción en género, tienen un alto conocimiento y actitud entusiasta ante los sistemas universitarios de investigación, seguido por los estudiantes y las estudiantes de Humanidades y Ciencias Sociales.

Los estudios pioneros de Betz y Hackett (1981) acerca de las diferencias entre las elecciones ocupacionales entre hombres y mujeres indicaron que las mujeres limitan sus elecciones de carrera, en parte, debido a las creencias débiles que estas poseían acerca de su eficacia para carreras tradicionalmente masculinas. En esta línea, el estudio de Minano, Castejon y Gilar (2012) en una muestra de estudiantes españoles de primer curso de Educación Secundaria Obligatoria, señala la fuerte relación entre la vocación y el autoconcepto académico, como indicadores para un buen aprendizaje, lo que nos indica la importancia de tener en cuenta otras variables.

En relación al género como variable predictora de la vocación ocupacional, en nuestro estudio se han encontrado diferencias significativas en las dimensiones de intereses vocacionales del cuestionario ORVIS donde se aprecia que el género masculino suele ser más líder y aventurero que el género femenino. Comparando nuestros resultados con los obtenidos por Holland (1997), encontramos similitudes también en la dimensión Realista (equivalente a aventura) y Emprendedor (equivalente a Liderazgo), donde el género masculino tiene puntuaciones más altas, mientras que el género femenino sobresale en la dimensión Social (equivalente a Altruismo) en comparación al género masculino.

Yang y Barth (2015) destacan en su estudio realizado con estudiantes de sexos femenino y masculino de diversas carreras técnicas y sanitarias que en las carreras en las que hay más número de mujeres se enfatiza más la parte humana, mientras que en las carreras donde predomina el género masculino, no se pone de relieve la parte humana. La clave de esto es la socialización de los intereses de género y los roles sociales que se ajustan a la profesión, los cuales serán aspectos fundamentales a la hora de que el género femenino se interese más por algunos campos de trabajo como son el científico, tecnológico, matemático e ingeniero. Estos resultados tendrían relación con los encontrados por Deniz, Türe, Uysal y Akar (2014), en cuyo estudio sobre intereses vocacionales y género en estudiantes universitarios han encontrado que el sexo femenino se decanta por elegir profesiones como Psicología, Ciencias de la Salud, Derecho, Lenguas extranjeras y Artes escénicas, mientras que el género masculino se decanta por carreras como Informática, Ciencias Políticas, Economía, Ingeniería, Ciencias agrícolas y Educación Física. Tal y como señalan Deniz, Türe et al. (2014), el género femenino prefiere trabajar con personas, teniendo una vocación más alta con respecto al género masculino en lo referente a lo social, mientras que el género masculino tiene más predilección por trabajar en conceptos abstractos y con objetos. Esto coincide también con los resultados obtenidos por Cortés-Pascual, Cano-Escoriaza, y Orejudo (2014).

Por su parte, los estudios de Lent, López y Bieschke (1991); Pajares, Miller y Johnson (1999); Figueroa y Ortega (2010) mostraron que los estudiantes de género masculino tienden a elegir estudios universitarios relacionados con las matemáticas y las ciencias, mientras que el género femenino tiende a elegir áreas relacionadas con el lenguaje y las relaciones sociales. Resultados parecidos se exponen en el estudio de Navarro-Guzmán y Casero- Martínez (2012), donde el género femenino elige principalmente carreras de Humanidades, Ciencias Experimentales, Ciencias Sociales, Jurídicas y de la Salud. Esto se debe al deseo de ayudar a otras personas, mientras que el sexo masculino se decanta por estudios técnicos para ganar un buen sueldo. Yang y Barth (2015) muestra en su estudio que los hombres están más interesados en trabajos que reafirman su estatus o su impacto social.

Por el contrario, Donlin (2014) en su estudio con estudiantes de Ciencias de la Salud no encuentra diferencias significativas entre el género y la vocación ocupacional, pese a no tener una muestra homogénea, ya que el género femenino fue mayor al masculino en su muestra.

En su estudio Snyder (2009) encontró que el género masculino tenía una puntuación mayor con respecto al género femenino en la dimensión Realista del cuestionario de Holland (1997), del cual deriva el ORVIS, mientras que el género femenino tenía mayor puntuación que el sexo masculino en las dimensiones artísticas y sociales. Estos resultados también tienen relación con los hallados por Rueda (2006), en cuyo estudio se afirma que el género femenino que elige estudios de Ciencias de la Salud, se caracteriza por desear estar en contacto con las personas, ayudar a los demás, siendo también más empáticas y serviciales, lo cual se da también en el presente estudio donde las mujeres destacan en la dimensión de Altruismo respecto al género masculino.

En esta línea los estudios de Ott-Holland, Huang, Ryan, Elizondo y Wadlington (2013) y el de Su, Rounds y Armstrong (2009), muestran en los hombres un valor significativamente menor en la dimensión Artística, Convencional y Social del citado cuestionario de Holland (1997) respecto a las mujeres. En cambio en las dimensiones Investigación y Realista, los hombres obtuvieron una puntuación mayor que las mujeres.

Johanson (2007) encontró diferencias significativas por género en las expectativas de la carrera de los estudiantes de Fisioterapia de primer curso. De hecho, señala que en el género masculino hay mayores expectativas de tener una clínica por sí mismo, llevar a cabo labores de gestión o administración en la práctica clínica, llegar a ser profesor universitario, publicar artículos de revistas, e incluso tener mayor ingresos.

Ma (2009) encontró que las mujeres están insuficientemente representadas en determinados campos, como la Ciencia y la Ingeniería. León y Mora (2010) en un estudio con becarios de investigación encontraron que el género masculino desarrolla más frecuentemente que las mujeres una vocación científica. Asimismo, encontraron que las mujeres no manifestaron su deseo de realizar una estancia en el extranjero, sus expectativas se centraban fuera del entorno universitario.

Carberry (2010) encontró diferencias por género en un estudio realizado con estudiantes de Ingeniería durante cinco años. En los varones los resultados muestran que tenían mayor confianza, motivación y esperanza para el éxito hacia el diseño de ingeniería. En las mujeres observó que tenían creencias epistemológicas mucho más sofisticadas, mayores habilidades profesionales y técnicas pero también mayor ansiedad hacia el diseño en ingeniería. También el género femenino se caracterizó por ser más extrovertido y agradable. Todo esto nos indicaría que el género femenino tiende a interesarse por profesiones que requieren liderazgo, a diferencia de nuestro estudio en el cual el género masculino se decanta por ocupaciones de estas características.

DiDonato y Strough (2013) en su estudio para medir las actitudes de un grupo de estudiantes de Psicología hacia los estereotipos de género en las ocupaciones, muestra que el género no es una variable que influye en los intereses vocacionales, salvo cuando previamente las ocupaciones son clasificadas por estereotipos de género. En ese caso sí que el género masculino se decantaba por elegir aquellas profesiones asociadas al género masculino.

Paessler, Beinicke, y Hell (2014) señalan en su investigación la suposición de que los intereses vocacionales en el género masculino y femenino son básicamente iguales y que empíricamente han existido diferencias de promedios por errores de medición o bien porque únicamente reflejan diferencias a lo largo de la historia de la socialización. Es por esto que aplica la teoría de reducción de ítems, señalando los trabajos de otros autores también. No obstante, la muestra que utiliza no es homogénea en cuanto a género y sugiere que para futuros estudios se utilicen muestras homogéneas. En nuestro caso, este estudio se centró en un primer momento en los estudiantes de Ciencias de la Salud de la Universidad de Málaga, nuestra muestra por género tampoco es homogénea. Por este motivo, se seleccionó de forma aleatoria el mismo número de hombres y de mujeres para conocer las diferencias que hay en cuanto a género en la vocación ocupacional. No obstante, consideramos necesario extrapolarlo a otras Facultades como la Facultad de Medicina, la cual en un tiempo atrás fue un medio dominado por el género masculino pese a que actualmente la proporción de estudiantes de género masculino y femenino parece un poco más equilibrada.

Se considera además la necesidad de ampliar la muestra teniendo en cuenta otras áreas de conocimiento diferentes al área de salud, añadiendo otras variables sociodemográficas con el fin de poder establecer conclusiones relevantes sobre los aspectos relacionados con la vocación de los estudiantes universitarios y el género.

Finalmente, es necesario señalar que los resultados alcanzados en este estudio han sido indicadores de la necesidad de plantear nuevos estudios que comparen la utilidad predictiva de diferentes variables que puedan influir en la vocación ocupacional de los estudiantes: intereses, habilidades objetivas, autoeficacia y rasgos de personalidad, lo cual supondría esclarecer la validez incremental aportada por cada uno de estos factores psicológicos para la explicación de variables importantes en el desarrollo de carrera, tales como rendimiento académico, elección de carrera y satisfacción.

Molina y Fernández (2007) manifiestan que en la expresión directa de sus intereses profesionales, los sujetos sintetizan sus percepciones sociolaborales sobre el acceso al empleo y reflejan de este modo sus aspiraciones personales. Asimismo, como señala Pérez- Jiménez (2016) es necesario tener en cuenta aspectos como la creación de nuevos escenarios y políticas que promuevan salir de los roles tradicionales, de manera que se profundice en nuevos roles de femineidad y masculinidad, que propicien relaciones horizontales de coconstrucción permanente en este siglo XXI.

 


 

Notas

* Este artículo corto se deriva de un estudio de mayor escala (área Educación, subárea: Educación Superior), "Innovación educativa y calidad en los estudios de Ciencias de la Salud", Código CTS-631, de la Universidad de Málaga, realizado desde septiembre de 2013 y actualmente en curso. Correo electrónico: marrodmar@uma.es

 


 

Lista de referencias

 

Ackerman, P. L. & Heggestad, E. D. (1997). Intelligence, personality, and interests: Evidence for overlapping traits. Psychological Bulletin, 121 (2), pp. 219- 245.

Bandura, A. (1987). Pensamiento y acción. Barcelona: Martínez Roca.

Betz, N. & Hackett, G. Y. (1981). The relationship of career-related self-efficacy expectations to perceived career options in college women and men. Journal of Counseling Psychology, 5 (28), pp. 399- 410.

Carberry, A. R. (2010). Characterizing learningthrough- service students in engineering by gender and academic year. (Order No. 3403320, Tufts University). ProQuest Dissertations and Theses, 143. Recuperado de: http://search.proquest.com/docview/366446690?accountid=14568.(366446690).

Cortés-Pascual, P. A., Cano-Escoriaza, J. & Orejudo, S. (2014). The work values of first year Spanish university students. Higher Education, 68 (5), pp. 733-747. Doi: 10.1007/s10734-014-9741-1.

Deniz, K. Z., Türe, E., Uysal, A. & Akar, T. (2014). Investigation of Vocational Interest and Preference in Terms of Gender and Socio-economic Status. Eurasian Journal of Educational Research, 57, pp. 91-112. Doi: 10.14689/ejer.2014.57.1.

DiDonato, L. & Strough, J. (2013). Do college students’ gender-typed attitudes about occupations predict their real-world decisions? Sex Roles, 68 (9-10), pp. 536- 549. Doi: 10.1007/s11199-013-0275-2.

Donlin, A. A. (2014). Vocational identity and well-being among diverse, upper-division health science undergraduates in the United States. Long Beach: California State University.

Ducoing, P. (2005). Sujetos, Actores y Procesos de Formación. México, D. F.: Grupo Ideograma Editores.

Elejabeitia, C. & López, M. (2003). Trayectorias de mujeres con estudios tradicionalmente masculinos. Madrid: Instituto de la Mujer, Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales.

Fernández, C., Peña, V., Viñuela, P. & Torio, S. (2007). Los procesos de orientación escolar y la toma de decisiones académica y profesional. Revista Complutense de Educación, 18 (2), pp. 87-103.

Figueroa, A. & Ortega, M. (2010). Condición de género y elección profesional. El área de físico-matemático en las mujeres. Investigación y ciencia, 18 (46), pp. 18-27.

Giraldo-Gil, E. (2014). Revisando las prácticas educativas: Una mirada posmoderna a la relación género-currículo. Revista Latinoamericana de Ciencias Sociales, Niñez y Juventud, 12(1), pp. 211-223. Doi: 10.11600/1692715x.12112071713.

Hell, B. & Pässler, K. (2011). Are occupational interests hormonally influenced? The 2D:4D-interest nexus. Personality and Individual Differences, 51, pp. 376-380. Doi:10.1016/j.paid.2010.05.033.

Hernández, V. (2004). Evaluación de los intereses básicos académico profesionales de los estudiantes de secundaria. Revista Española de Orientación y Psicopedagogía, 15 (1), pp. 117-141.

Hidalgo, M., Torres, L. A. & Reategui, M. (2014). Factores asociados a la vocación profesional en enfermería en ingresantes 2013-2014 de la Universidad Nacional de la Amazonia Peruana, Tesis Doctoral, Iquitos, Perú. Recuperado de:http://dspace.unapiquitos.edu.pe/bitstream/unapiquitos/207/1/INFORME%20FINAL%20DE%20TESIS%20.pdf. Consultado 1/09/2015.

Holland, J. L. (1997). Making vocational choices: A theory of vocational personalities and work environments. Odessa: Psychological Assessment Resources.

Izquierdo, M. J., León, F. J., Akhrif, H., Duarte, L. & Martí, B. (2008). Foros y talleres de trabajo del I Congreso Internacional sobre sesgo de género y desigualdades en la evaluación de la calidad académica. Barcelona: UAB-Observatori per a la Igualtat, Bellaterra.

Johanson, M. A. (2007). Sex differences in career expectations of physical therapist students. Physical Therapy, 87, pp. 1199- 1211.

Lent, R., Brown, S. & Hackett, G. (1994). Toward a unifying social cognitive theory of career and academic interest, choice, and performance. Journal of Vocational Behavior, 45, pp.79-122.

Lent, R., López, F. & Bieschke, K. (1991). Mathematics self-efficacy: Sources and relation to science-based career choice. Journal of Counseling Psychology, 38, pp. 424-430.

León F. J. & Mora, E. (2010). Género y vocación científica. Un estudio de caso basado en mecanismos. Revista Internacional de Sociología (RIS), 68 (2), pp. 399-428. Doi: 10.3989/ris.2008.06.19.

Lippa, R. A. (2010). Gender differences in personality and interests: When, where, and why? Social and Personality Psychology Compass, 4, pp.1098-1110. Doi:10.1111/j.1751-9004.2010.00320.x.

Ma, Y. (2009). Family socioeconomic status, parental involvement, and college major choices-Gender, race/ethnic, and nativity patterns. Sociological Perspectives, 52 (2), pp. 211-234. Doi: 10.1525/sop.2009.52.2.211.

Minano, P., Castejon, J. L. & Gilar, R. (2012). An Explanatory Model of Academic Achievement based on Aptitudes, Goal Orientations, Self-Concept and Learning Strategies. The Spanish Journal of Psychology, 15 (1), pp. 48-60. Doi: 10.5209/rev_SJOP.2012.v15.n1.37283.

Molina, S. & Fernández, C. (2007). La formación y la orientación profesional como ámbito de intervención de la ciudad. Revista Ciencias de la Educación, 211, pp. 319-340.

Moreno, L. M., Guevara, E. S, Cabrera, C. M., García, A. E. & Rivera, L. I. (2011). Las estudiantes de ciencias de la salud y sus expectativas sobre la carrera científica. Revista Venezolana de Estudios de la Mujer, 16 (37), pp. 155-172.

Navarro-Guzmán, C. & Casero-Martínez, A. (2012). Análisis de las diferencias de género en la elección de estudios universitarios. Estudios sobre educación, 22, pp. 115-132. Doi: 10.15581/004.22.115-132.

Norusis, M. J. (2008). SPSS for Windows Guide to Data Analysis (Versión 17.1). Chicago: SPSS Inc.

Ott-Holland, C., Huang, J. L., Ryan, A. M., Elizondo, F. & Wadlington, P. L. (2013). Culture and vocational interests: The moderating role of collectivism and gender egalitarianism. Journal of Counseling Psychology, 60 (4), pp.569-581. Doi: 10.1037/a0033587.

Pajares, F., Miller, M. D. & Johnson, M. J. (1999). Gender differences in writing self-beliefs of elementary school students. Journal of Educational Psychology, 91, pp. 50-61.

Paessler, K., Beinicke, A. & Hell, B. (2014). Gender-related differential validity and differential prediction in interest inventories. Journal of Career Assessment, 22 (1), pp. 138-152. Doi: 10.1177/1069072713492934.

Pérez-Jiménez, J. (2016). Educación con perspectiva de género en matemáticas. Hacia la inclusión y la relacionalidad en la era posmoderna. Revista Latinoamericana de Ciencias Sociales, Niñez y Juventud, 14 (1), pp. 740-741.

Pozzebon, J. A., Visser, B. A., Ashton, M. C., Lee, K. & Goldberg, L. R. (2010). Psychometric Characteristics of a Public-Domain Self- Report Measure of Vocational Interests: The Oregon Vocational Interest Scales. Journal of Personality Assessment, 92 (2), pp. 1-13. Doi: 10.1080/00223890903510431.

Reina, C. (1999). Elección vocacional, autoestima y preferencias vocacionales. Comunicación presentada al III Congreso internacional de Psicología y Educación: Orientación e Intervención Psicopedagógica, Santiago de Compostela, España.

Rivas, F. (1988). Psicología vocacional: Enfoques de asesoramiento. Madrid: Morata.

Rivas, F. (1995). Manual de asesoramiento y orientación vocacional. Madrid: Síntesis.

Rivas, F. (2003). Asesoramiento vocacional teoría, practica e instrumentación. Barcelona: Ariel.

Rivas, F. & Rocabert, E. (1998). El PV: El reactivo de Preferencias vocacionales. Valencia: Saved.

Rojas, H. M. (2009). Formar investigadores e investigadoras en la universidad: Optimismo e indiferencia juvenil en temas científicos. Revista Latinoamericana de Ciencias Sociales, Niñez y Juventud, 7 (2), pp. 1595-1618.

Rubio, N. (2006). Una propuesta de orientación vocacional para la educación media, diversificada y profesional venezolana. Buenos Aires: Lazaura.

Ruble, D. N., Martin, C. L. & Berenbaum, S. A. (2006). Gender development. En N. Eisenberg, W. Damon, R. M. Lerner, N. Eisenberg, W. Damon & R. M. Lerner (eds.) Handbook of child psychology. Social, emotional, and personality development (pp. 858-932). Hoboken: John Wiley.

Rueda, L. (2006). La mujer en las profesiones de la salud. Acta bioethica, 12 (2), pp. 177- 183. Recuperado de: http://www.scielo.cl/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S1726-569X2006000200006&lng=es&tlng=es.10.4067/S1726-569X2006000200006

Santana, L. (2003). Orientación educativa e intervención psicopedagógica. Cambian los tiempos cambian las responsabilidades profesionales. Madrid: Pirámide.

Savickas, M. L. (1995). Examining the personal meaning of inventoried interests during career counseling. Journal of Career Assessment, 3, pp.188-201.

Schmitz, C. 2010. Limesurvey -{computer software}-. Recuperado de: https://www.limesurvey.org/. Consultado 1/09/2015

Snyder, A. J. (2009). Gender, self-efficacy, and vocational interests among high school students using the strong interest inventory and skills confidence inventory. (Order No. 3361365, Fordham University). ProQuest Dissertations and Theses, 79-n/a. Recuperado de: http://search.proquest.com/docview/304879536?accountid=14568.(304879536).

Su, R., Rounds, J. & Armstrong, P. I. (2009). Men and things, women and people: a meta-analysis of sex differences in interests. Psychological bulletin, 135 (6), pp.859-884. Doi: 10.1037/a0017364.

Urbina-Cárdenas, J. E. & ávila-Aponte, R. (2013). Sentidos de la pasión de aprender. Perspectiva de estudiantes de universidad. Revista Latinoamericana de Ciencias Sociales, Niñez y Juventud, 11 (2), pp. 803-817. Doi: 10.11600/1692715x.11223141112.

Yang, Y. & Barth, J. M. (2015). Gender differences in Stem undergraduates’ vocational interests: People-thing orientation and goal affordances. Journal of Vocational Behavior, 91, pp. 65-75. Doi:10.1016/j.jvb.2015.09.007.

Zarza, M. P. (2009). Universitarios y universitarias de México y el cuerpo simbólico como construcción de género. Revista Latinoamericana de Ciencias Sociales, Niñez y Juventud, 7 (2), pp. 1349-1377.